El heroico Cabo Noval, 29 de Septiembre 1909.

28 septiembre 2012

Luis Noval Ferrao naci√≥ el 15 de Noviembre de 1887 en Oviedo (Espa√Īa) y ha pasado a la historia por ser un h√©roe militar durante la Guerra de Melilla, en territorio marroqu√≠.

No era un militar t√≠pico de carrera ya que a sus 22 a√Īos como todos los muchachos de la √©poca se vi√≥ arrastrado a realizar el servicio militar obligatorio de la √©poca, formando parte de la quinta del 1908 y entrando a formar parte el 4 de Marzo de 1909 del Regimiento de Infanteria Principe n¬ļ3 en Asturias donde alcanza el rango de Cabo en su preparaci√≥n militar. Tras apenas 6 meses de formaci√≥n y sin haber tenido ninguna otra experiencia ¬ęreal¬Ľ, parte con la expedici√≥n de su regimiento rumbo a la Guerra en tierras de Marruecos. Todos pensaban que era una f√°cil misi√≥n de contenci√≥n frente a tribus primarias desunidas. La infravaloraci√≥n del enemigo por parte de los mandos saldr√≠a cara a Espa√Īa.

Mientras llegan las tropas desde Asturias al puerto de Melilla, recordemos la situaci√≥n de Espa√Īa en esos momentos en los que reinaba Alfonso XIII y gobernaba Antonio Maura

Maura y Alfonso XIII

Tras las deshonrosas p√©rdidas de Cuba, Puerto Rico y las Filipinas, Espa√Īa busc√≥ una mayor presencia en el norte de √Āfrica, logrando en el reparto colonial efectuado en 1904 y en la Conferencia Internacional de Algeciras de 1906, el control sobre la zona norte de Marruecos, mientras que Francia, con el benepl√°cito de Alemania y Gran Breta√Īa, se quedaba con m√°s del 90% del territorio marroqu√≠.

A Espa√Īa siempre le ha interesado que la zona m√°s pr√≥xima a sus ciudades africanas se mantuviera en calma porque de esa manera aseguraba que se mantuviera un status quo de tranquilidad en sus dominios. Recordemos que tras la Conferencia Internacional de Algeciras se le reconoce a Espa√Īa la influencia territorial sobre las ciudades de Ceuta, Melilla, la colonia espa√Īola de T√°nger, y la explotaci√≥n minera del Rif.

 

Cuando Espa√Īa reconoce al Sult√°n de Marruecos,¬†Ab-el-Aziz, en el a√Īo 1907 le impone, como es l√≥gico para sus intereses, el compromiso ineludible de pacificar el rebelde territorio del Rif, aquel que se encuentra justamente junto a sus dos enclaves africanos, porque desde hac√≠a ya algunos a√Īos un personaje conocido como ¬ęEl Roghi¬Ľ era el que dominaba realmente la zona, usurpando la autoridad del Sult√°n y creando una inestabilidad que no era bien vista por los ojos hispanos.
Además de hacerse con el puerto de la Restinga, que se convirtió inmediatamente en un centro de contrabando de armas.

La excusa para comenzar la penetraci√≥n por el Rif, sin romper los acuerdos de Algeciras es perfecta. El Sult√°n se hab√≠a comprometido a mantener el orden en la zona cercana a Melilla, sin embargo fue incapaz de ello, habilitando a los espa√Īoles a ocupar posiciones en el Marruecos para proteger y mantener sus intereses econ√≥micos en las minas del Rif y la defensa de Melilla. Por lo que los espa√Īoles ocupan la zona de La Restringa y poco despu√©s Cabo de Agua.

Muleyl Hafid

Al a√Īo siguiente, en el 1908 el trono del Sult√°n Ab-el-Aziz est√° en franco peligro. Su hermano Muley Hafid se ha levantado en su contra y se ha iniciado una abierta guerra civil por todo el pa√≠s. En muy poco tiempo el hermano rebelde ya controla la zona interior de Marruecos. El Sult√°n incapaz de dominar la situaci√≥n abdica en presencia francesa lo que llevar√≠a a una situaci√≥n de indefensi√≥n de las tropas espa√Īolas desplegadas por el Rif.

Un grupo de obreros espa√Īoles que trabajaban en Beni bu Ifrur fueron sorpresivamente atacados el d√≠a 7 de octubre por fuerzas rife√Īas. El Roghi, que quer√≠a ganarse la confianza de los espa√Īoles lo m√°s r√°pidamente posible (porque en ello le iba la cabeza), castig√≥ con excesiva dureza a los responsables de la agresi√≥n, lo que motiv√≥ el levantamiento de las tribus de la zona y la posterior hu√≠da de El Roghi.

El nuevo Sult√°n marroqu√≠ hab√≠a pedido ayuda directa a Espa√Īa para modernizar su ej√©rcito, a lo que Espa√Īa se opuso ya que seg√ļn lo acordado en Algeciras, se deb√≠a abrir un concurso internacional para suministrar armas a Marruecos, lo que provoc√≥ un cierto grado de hostilidad del monarca con los espa√Īoles y consecuentemente una despreocupaci√≥n por parte del Sult√°n de la desobediencia an√°rquica de las tribus del Rif.

Los franceses, mientras tanto, pretend√≠an sacar partido de la situaci√≥n de inestabilidad entre Marruecos y Espa√Īa y se dispon√≠an a hacerse cargo de las minas del Rif ante la inoperancia espa√Īola. Y por otro lado estaba Melilla, ahogada por la situaci√≥n de inestabilidad y sitiada comercial y econ√≥micamente.
El ejecutivo espa√Īol pareci√≥ despertar de su largo letargo y decidi√≥ finalmente la explotaci√≥n de las minas de su zona aunque tuvieran que estar protegidas por el ej√©rcito, antes de que lo hiciera Francia.

Es de gran importancia el hecho que sucedi√≥ el 9 de julio de ese mismo a√Īo cuando cuatrocientos kabile√Īos atacan a un destacamento militar que proteg√≠a a los obreros del ferrocarril de la Compa√Ī√≠a de Minas del Rif, donde se producen cinco muertos teni√©ndose que replegar el resto hasta Melilla. El gobernador militar de la ciudad, general Marina, reacciona y hace contratacar al ej√©rcito espa√Īol, inicialmente sufriendo una fuerte oposici√≥n rife√Īa que logra vencer para finalmente represaliar duramente a los insurgentes. Con ello las tropas espa√Īolas toman diferentes puntos estrat√©gicos en la zona cercana a Melilla.

El general Marina pide refuerzos al gobierno pues la ciudad ha quedado bastante desguarnecida tras el despliegue militar. Con lo que el gobierno de Maura env√≠a a la Brigada de Cazadores de Barcelona, lo que propicia los primeros disturbios en la Ciudad Condal. El poder librarse del servicio militar con 1.500 pesetas de la √©poca fue la chispa que desencadenar√° la llamada ¬ęSemana Tr√°gica¬Ľ avivada por las clases menos pudientes.

¬ęMorir√°n unos cuantos soldados, ascender√°n otros cuantos, ense√Īaremos una vez m√°s nuestro desbarajuste, nos pondremos por cent√©sima vez en rid√≠culo llamando al tiroteo escaramuza; a la escaramuza, acci√≥n de guerra; al encuentro de avanzadas, combate; al combate, batalla campal; enviaremos m√°s generales que coroneles, m√°s jefes que oficiales, m√°s oficiales que soldados, m√°s promesas que realidades, y por todo sacar, sacaremos una cosa: sangre al pueblo y dinero al contribuyente […] Yo digo que ir a Marruecos es la revoluci√≥n, y al decirlo sirvo a la Patria y al Rey mucho mejor que haciendo creer al Rey y a la Patria que el ir a Marruecos conviene a la naci√≥n y a la monarqu√≠a.¬Ľ (peri√≥dico Correspondencia de Espa√Īa 12-07-1909).

General Marina

Las acciones militares de los d√≠as 23 y 24 de julio a punto estuvieron de saldarse con un aut√©ntico descalabro militar, finalmente las tropas pudieron regresar a duras penas hasta Melilla, eso si, con un gran n√ļmero de bajas.

Marina, preocupado por el rumbo que estaba tomando la situaci√≥n, decidi√≥ enviar suministros a las posiciones avanzadas por si estas se ve√≠an en la obligaci√≥n de resistir por alg√ļn tiempo hasta que se consolidasen los refuerzos esperados de la pen√≠nsula. El avance deb√≠a hacerse por un lugar cercano al Monte Gurug√ļ y denominado ¬ęel barranco del lobo¬Ľ donde los rife√Īos esperaban apostados el paso de la columna espa√Īola.

 

 

Resultando un desastre, las tropas espa√Īolas caen v√≠ctima de la emboscada y de la incompetencia de los hombre que las comandaron. M√°s¬† de 1.000 v√≠ctimas espa√Īolas.

Pero no todo fueron desgracias. Con el contingente de Barcelona ya asentado en tierras africanas y la llegada el d√≠a 14 de SepTiembre del Regimiento Pr√≠ncipe n¬ļ3, el mando espa√Īol ordena dar el golpe final para acabar con los continuos ataque kabile√Īos que se suceden en contra de la ciudad de Melilla. Es el d√≠a 20 de septiembre cuando se pretende conquistar la pen√≠nsula de Tres Forcas. En ese intento destaca la haza√Īa de Jos√© Cavalcanti, comandando el escuadr√≥n de caballer√≠a de Cazadores de Alfonso XII, que efect√ļa la famosa ¬ęcarga de Taxdir¬Ľ contra la Harka que ten√≠a rodeado al Batall√≥n de Cazadores de Catalu√Īa y logra romper el cerco. El n√ļmero de enemigos en proporci√≥n es aproximadamente de 10 contra 1.

 


Cavalcanti lanza una segunda carga contra la Harka, sufriendo e infligiendo numerosas bajas al enemigo y despu√©s una tercera, pr√°cticamente al paso porque los caballos estaban absolutamente extenuados, en esta √ļltima se aprovecha para retirar las bajas espa√Īolas. Seguidamente Jos√© Cavalcanti mandar√° ocupar una posici√≥n hasta que lleg√≥ en su ayuda el Batall√≥n de Cazadores de Tarifa. Con estos actos los espa√Īoles acabar√°n dominando toda esa √°rea, la pen√≠nsula de Tres Forcas, tan importante para la seguridad del asentamiento espa√Īol de Melilla.

Tan solo dos d√≠as despu√©s, el 22 de Sepiembre cae el zoco de el -Had de Beni Sicar (a 7Km de Melilla)¬†interviniendo la tropa del Regimiento Pr√≠ncipe n¬ļ3 comandadas por general Sotomayor; y tambi√©n cae Hid√ļn ante las tropas de Tovar. Pero ser√° el desgraciado d√≠a 28 cuando en las inmediaciones del campamento espa√Īol de Beni Sicar donde se asentaban los soldados del batall√≥n del Pr√≠ncipe n¬ļ3, encontrar√≠a la muerte el cabo Noval.

Recordemos que las posiciones en el campamento de Beni Sicar no habían alcanzado el nivel adecuado de fortificación. Las defensas se construían a base de muros de piedras del lugar y sacos terreros, que todavía no cerraban el perímetro, pero todo su contorno sí estaba protegido por alambradas. Por ello, por la noche, a fin de aumentar la seguridad de la posición, se adelantaban puestos de centinelas dobles, a modo de escuchas, y unas patrullas recorrían los intervalos entre ellos.

Campamento espa√Īol en Marruecos

En uno de esos intervalos en la oscuridad de la noche fue asaltado el cabo Noval a cuyo cargo estaba en ese momento el flanco derecho del campamento en el per√≠metro exterior. Fue retenido por la avanzadilla de un numeroso grupo de insurgentes, 1500 rife√Īos que intentaba asaltar el campamento espa√Īol con la complicidad de la noche cerrada. Ahora los rebeldes con su nuevo prisionero tratan de emplearlo como llave para acercarse a una de las entradas del campamento y no ser disparados. Era las 2:30 de la madrugada cuando a distancia visual de la alambrada le exigieron que gritase el santo y se√Īa de esa noche entre la guardia espa√Īola y sintiendo sobre su cuello la presi√≥n de un cuchillo, exclam√≥: ¬°Alto el fuego que somos espa√Īoles!, a cuyas voces el primer teniente D. Evaristo √Ālvarez, al distinguir al cabo Noval que lleg√≥ hasta las alambradas, mand√≥ hacer alto el fuego, lo que o√≠do por el cabo, grit√≥ seguidamente desembaraz√°ndose momentaneamente de su captor: ¬°Tirar, que vengo entre moros! ¬°Fuego! ¬°Viva Espa√Īa!. Se rompi√≥ la calma con rafagas de disparos por ambos bandos hasta que llegaron los refuerzos al puesto de Guardia con lo que se rechaz√≥ al enemigo no sin pocas p√©rdidas. Las bajas espa√Īolas fueron 1 comandante y 9 de tropa muertos; 1 capit√°n y 15 de tropa heridos y 1 teniente y 1 soldado contusos. Al amancer y una vez hecha la descubierta, se encontr√≥ el cad√°ver del cabo Noval, abrazado a su fusil, con la bayoneta calada te√Īida en sangre, y pr√≥ximo al mismo un moro muerto, que entre otras heridas de arma de fuego, ten√≠a atravesado el pecho de un bayonetazo.

Al d√≠a siguiente, el d√≠a 29 y no muy lejos de all√≠ el general Ariz√≥n corona los 885 metros de altura del monte Gurug√ļ, que dominaba Melilla, y desde el cual los rife√Īos disparaban sus ca√Īones sobre la ciudad. Pero a continuaci√≥n los espa√Īoles reciben un rev√©s en Jem√≠s y el monte Gurug√ļ se pierde ante la dura acometida rife√Īa y debe ser una vez m√°s reconquistado, por lo que las √ļltimas operaciones militares se extienden hasta finales del mes de noviembre.
Esta victoria no consigue salvar al gobierno de Maura que despu√©s de los hechos acontecidos en Barcelona (la Semana Tr√°gica), y sus posteriores derivaciones y con la impopular guerra de Marruecos pierde la confianza del rey Alfonso XIII y es sustituido por Moret. La guerra est√° concluida ¬ęvictoriosamente¬Ľ, aunque se tardar√° mas de un a√Īo en firmar la paz oficial con el Sult√°n, propietario del Rif.

Nuestro Cabo Noval con apenas 7 meses luciendo el uniforme y tras 14 d√≠as en Africa entreg√≥ de forma heroica su vida. Y all√≠ se le enterr√≥ en el cementerio de Melilla, territorio espa√Īol. Con este grabado:

El cementerio de los Heroes del Rif

DISTE TU VIDA POR LA PATRIA
ESCRIBIENDO HERMOSA P√ĀGINA
DE GLORIA EN LA HISTORIA
DEL INVICTO EJ√ČRCITO ESPA√ĎOL
COMO BUEN HIJO Y MEJOR PATRICIO.
CABO NOVAL EN √ĀFRICA.

Su acto fue reconocido ampliamente recibiendo la m√°xima condecoraci√≥n al valor en campa√Īa: la Cruz Laureada de San Fernando de 2¬™ Clase. M√©rito solicitado el 13 de Octubre de 1909 a petici√≥n del General Sotomayor, general de su Divisi√≥n en Melilla.

Desde el periódico La Vanguardia de Melilla se comunicó la noticia de su muerte el día 02 de Octubre  al igual que la petición de la Laureada el día 13.

En su memoria se levantó en Madrid, en 1912, el monumento que se encuentra en la Plaza de Oriente, en el jardín formado entre las calles San Quintín y Pavía. Realizado por Mariano Benlliure con los fondos de una suscripción abierta por una asociación de mujeres.

En el pedestal, aparece grabada la siguiente inscripci√≥n: ¬ęIniciado por mujeres espa√Īolas, se eleva este monumento a la gloria del soldado Luis Noval. Patria, no olvides nunca a los que por ti mueren¬Ľ.

El monumento, que simboliza el hero√≠smo del soldado espa√Īol, est√° dedicado al cabo Luis Noval Ferrao, muerto en la campa√Īa de Marruecos de 1909 y condecorado con una Laureada de San Fernando.

 

 

El 24 de octubre de 1916, regresaron los restos del Cabo Noval a Oviedo, donde se le enterró, bajo el monumento que se le había dedicado, levantado en el cementerio del Salvador, obra de Víctor Hevia.

Hoy en d√≠a el Regimiento Principe n¬ļ3 , tambi√©n llamado ¬ęEl Osado¬ę, sigue en activo en el acuartelamiento Cabo Noval, en Siero (Asturias).

<<Nunca olvidar√© el olor caracter√≠stico de los eucaliptos desde la torreta de guardia… Sirva este recuerdo como homenaje a los que all√≠ vivimos grandes momentos>>

Comentarios en "El heroico Cabo Noval, 29 de Septiembre 1909."

Puedes seguir los comentarios de este art??culo desde nuestro feed RSS.

  1. juan miguel Guzm√°n enero 29, 2014 a las 15:20

    Por ese cabo, por todos esos hombres de honor del tercio de Lombardia, por ese Regimiento de Infanter√≠a Pr√≠ncipe n 3, nunca olvidemos a los que dieron su vida por la patria. Nunca, abandonaremos a esos soldados, que dieron lo mejor de si mismo durante casi 5 siglos. Soldados, suboficiales , oficiales y jefes. Vuestra es ahora la honra de ese Ej√©rcito Espa√Īol, en estos tiempos de tinieblas. Si estais en la Rilat actualmente, no olvide√≠s nunca a vuestros compa√Īeros de armas. Ser los mejores. Tene√≠s sobre vuestros hombros la historia, de la infanter√≠a espa√Īola. All√≠ serv√≠ con los mejores compa√Īeros que en la vida uno puede tener.
    Espa√Īa se merece tener la historia que nos quieren arrebatar. Espa√Īa no es mia , es de todos los espa√Īoles que dieron su vida, por su patria. Os saluda un simple soldado que en su dia sirvi√≥ en unos de los mas gloriosos REgimientos de Infanter√≠a del mundo.

  2. adrianapolis enero 29, 2014 a las 15:50

    Grandes PALABRAS!!!

Deja un comentario

(Acepto las Normas de uso del Blog).

-->